Saltar al contenido

Las reglas de la cortesía del baile.

Las reglas de la cortesía del baile.

Índice

Una fiesta de baile puede ser más o menos divertida según el nivel de modales de los participantes. Uno puede aprender a bailar sin convertirse en un placer para la multitud en la pista de baile, simplemente por ignorancia del decoro. No se trata de volver a los días del boleto de baile -chic, puedes venir sin corbata- sino de recordar las buenas maneras que se usan siempre en los bailes de sociedad, tanto en una velada latina para almorzar como en una milonga un poco esnob.

Respeta siempre la línea de baile.

Debes saber bailar en una sala llena de gente sin molestar a otras parejas. Para esto se inventó una línea imaginaria. En los bailes de salón (tango, vals, pasodoble…), la fila da la vuelta a la sala y hay que seguirla en sentido contrario a las agujas del reloj. Los principiantes pueden, si es necesario, ir más adentro del círculo para no entorpecer el desarrollo de parejas más experimentadas. Como en una carretera, debes respetar el carril, el sentido y adelantar con precaución.

En los bailes que se pueden calificar de estacionarios (rock, swing, salsa…), la línea es una parte de la pieza reservada a la pareja. El bailarín permanece en esta línea, en una dirección y luego en la otra. En la práctica, el espacio se optimiza mejor cuando las parejas bailan en paralelo. Nótese la diferencia entre la salsa puertorriqueña, que necesita su línea, y la salsa cubana, que es más libre y se baila más bien en círculo, en el acto. Algunos no deberían abusar del tamaño de línea que se permiten y otros no deberían ocupar parte de una línea reservada.

Sin reproches, sin lecciones

¡No debemos reprochar al otro aunque sea por su culpa, ni hacer el más mínimo comentario negativo! Cuando un truco falla, no importa quién sea el responsable. Debemos seguir sonriendo y actuando como si nada hubiera pasado. No nos convertimos en maestros interrumpiendo el baile para explicar qué hacer porque es humillante. Incluso si se presenta de manera diplomática, la crítica debe hacerse en el contexto de una lección o si la persona pide explícitamente que mejore, porque en la noche uno está solo para divertirse bailando juntos sin improvisar como un maestro de algo. demás. Esto también se aplica al ritmo, la bailarina debe adaptarse al tempo de su pareja aunque no sea el ideal, así como al equilibrio de la conexión que se debe tratar de corregir sin comentarios verbales. El dilema es que aquellos que no son conscientes de sus defectos (por ejemplo, conducir demasiado firmes) pueden conservarlos durante años si nadie se los señala. Pero puede que ya los conozca, o sobre todo sea sensible, así que ante la duda absténgase… Y luego, se necesita mucha experiencia para establecer con certeza si los errores realmente vienen del otro. Si a pesar de todo recibimos críticas, justificadas o no, debemos asentir con una sonrisa. Por otro lado, los elogios al final del baile son bienvenidos.

Invita a todos, incluidos los principiantes.

Una regla que seguimos repitiendo pero que es difícil de aplicar: todos deben estar invitados. Tenemos una tendencia natural a estar entre socios que se conocen y están más o menos en el mismo plano. Pero los principiantes de hoy son los profesionales del mañana. Está mal visto bailar solo entre «chicos buenos». Un buen bailarín puede lograr que un principiante baile bien. Un mal bailarín puede tener la impresión de que baila bien si sólo baila con buenos bailarines, ya que supera las aproximaciones del guía. Cualquiera que no quiera perder el tiempo, correr el riesgo de retroceder o causar una mala impresión bailando con principiantes está, por lo tanto, equivocado, no solo desde el punto de vista de las buenas maneras, sino también del propio progreso porque bailar con gente de un nivel inferior. permite mejorar. Finalmente, si en el pasado la costumbre era que solo los hombres podían invitar, hoy ya no es así. Por lo tanto, las mujeres que invitan también deben pensar en los principiantes.

La negativa de un baile debe seguir siendo excepcional

Dado que un rechazo a menudo es dañino, la regla es nunca rechazar una invitación sin una buena razón. Además, debes saberlo. rechazar con tacto. Preferir bailar con alguien mejor no es una razón válida. Si la persona está borracha, es grosera o hizo gestos inapropiados durante un baile anterior, esa es una razón válida. También puedes negarte a encadenar un baile extra para que esté disponible para todos. Otra buena razón para negarse es cuando a alguien más se le ha prometido el baile de graduación de antemano.

Aparte de estos motivos particulares, después de haberte negado, es absolutamente necesario esperar a la siguiente canción para bailar con otra persona. Rechazar una invitación, por lo tanto, significa que se sacrifica este baile y que todo lo que queda es ir y sentarse. Si el rechazo fue solo temporal, por ejemplo con el pretexto de necesitar descansar, debes ir e invitar a la persona que rechazaste más tarde porque no es capaz de saber si la excusa era cierta o una frase de cortesía para deshacerte de él.

sin monopolio

¿Alguna vez has esperado a que una bailarina terminara con su pareja para poder invitarlo, pero, sin atreverte a decir que no, sigues bailando con él una y otra vez? Este bailarín rompe la regla de no acaparar a un bailarín durante la mayor parte de la noche. También debe ponerse a disposición de los demás bailarines. Podemos considerar aceptables los bailes en dos líneas, pero más allá de eso, no debemos abusar de la amabilidad de las chicas que no se atreven a negarse. Incluso una pareja que también está en la vida no tiene excusa para mantenerse inseparable en el buen camino. De lo contrario, bien podría quedarse en su sala de estar en lugar de ir a una fiesta de baile social, cuyo objeto es, por definición, bailar con la gente.

Adaptarse al nivel del bailarín

Suele pasar que los dos compañeros no tienen el mismo nivel, sobre todo porque se recomienda bailar con todos. Un bailarín experto debe adaptarse a bailar con un principiante. Si no conoce las habilidades de su pareja, debe comenzar con trucos simples y luego continuar con trucos más complicados hasta que determine el nivel de comodidad. También debe escuchar tanto como sea posible lo que le gusta o no al bailarín. Por ejemplo, no abuses de los giros múltiples o los movimientos de flexión del cuello si sientes que la bailarina se resiste a hacerlos o, más bien, te ha dicho en persona que prefiere evitarlos. Los bailarines que bailan con una pareja inferior también tienen que limitarse un poco en estilo o adornos porque a veces pueden molestar a un principiante.

Proteger al bailarín

El bailarín debe guiar a su pareja, asegurándose de que no corra el riesgo de lesionarse a sí mismo ni a nadie más. Debe prever el espacio necesario para la figura y no realizarla si piensa que el movimiento de la próxima pareja podría interferir con la bailarina, que podría por ejemplo golpearla en el brazo o ser pisoteada. Cuanta más gente hay, más pequeño hay que bailar, reduciendo el tamaño de los pasos y la amplitud de las figuras. Si bien la bailarina también debe estar pendiente de los demás para adaptar el lugar que ocupa, debe seguir a su pareja, quien por lo tanto es responsable de su seguridad. Demasiados bailarines prefieren no sacrificar su baile al riesgo de colisión. Es necesario identificar rápidamente los pares peligrosos que se encuentran cerca y, si es posible, alejarse de ellos. Cuando lastimas a alguien, necesitas disculparte o demostrar que lo sientes con un gesto o una sonrisa.

Compartir pista

Todo el mundo quiere bailar a gusto y, sin embargo, a menudo falta espacio. Un bailarín no debe apropiarse del lugar sin tener en cuenta a las demás parejas. Es necesario reducir su espacio para que todos puedan bailar. No realice trucos demasiado imponentes y no interfiera con la ejecución de los trucos de otras personas. Ser de buen nivel no te da un cheque en blanco para ser prioridad, de hecho es todo lo contrario porque ya no tienes la excusa de no saber administrar el espacio. Y cuando ya hay demasiada gente, no nos entregamos a un nuevo baile. En este caso, compartir la pista significa dejársela a los que han esperado hasta ahora. Asimismo, cuando acabas de terminar un baile, abandonas la pista de inmediato, sin entrar en discusiones.

Higiene impecable

Como el baile es una actividad en la que estás muy cerca de otra persona, es necesario llegar por la noche sintiéndote bien. Sin ni siquiera necesariamente usar perfume, siempre es suficiente ducharse, ponerse desodorante, cepillarse los dientes para tener un aliento fresco (posiblemente también usar un enjuague bucal o un spray), abstenerse de comer alimentos olorosos como el ajo, y para los fumadores , tratar de abstenerse de fumar. No nos quedamos con la ropa que hemos llevado durante el día, y como el baile suda, podemos traer una camiseta de repuesto. Las mujeres normalmente no necesitan este consejo, pero algunos hombres…

Vístete para la ocasión

Sin embargo, si realmente no hay un código de vestimenta como en el pasado, no vamos a una fiesta de baile con cualquier vestido. El atuendo depende del tipo de baile, de la fiesta, de la edad de los participantes… Por ejemplo, puedes vestirte más relajada y sexy en una fiesta latina que en una fiesta de baile de salón. Respetar la vestimenta te permite integrarte mejor en el grupo. Esforzarte es también una muestra de respeto por tus compañeros, demostrándoles que no te vistes bien para ir a trabajar, a Carrefour o en tu regazo. La manera de vestirse por la noche es un debate largo, pero lo importante es simplemente prestarle mucha atención para resultar agradable.

El segundo aspecto de elegir ropa y accesorios es tener un atuendo que no sea vergonzoso o incluso peligroso para los socios. Evite las joyas, como collares largos, pulseras, relojes, donde un dedo puede quedar atrapado o una uña puede perderse. Evita también ropa holgada que no facilite el movimiento o posicionamiento de los brazos.

Sonreír y mirarse

Es absolutamente necesario presentar una imagen positiva sonriendo e intercambiando miradas de vez en cuando. En algunas músicas melancólicas como el tango no se requiere una sonrisa, pero no tienes que parecer que estás pasando un mal momento. Es fácil parecer aburrido cuando solo estás concentrado. Para evitar esto, recuerde mirarse el uno al otro. Tienes que dar la impresión de estar presente, de no bailar para ti sino para el otro. Es un ejercicio difícil cuando te ha invitado alguien que no te gusta, cuando estás cansado o cuando tu vida diaria no se presta a la alegría. Al aceptar un baile, debes ser capaz de dejar tus problemas de lado, olvidarte del trabajo e irradiar una actitud positiva.

agradecer y acompañar

En realidad, difícilmente se olvida cómo esta regla se da por sentada: ambos deben dar las gracias al final del baile, una simple sonrisa no es suficiente. Cada uno debería haberle hecho el mismo favor al otro bailando, así que no decimos «por favor».

Si, por lo tanto, no es necesario predicar la acción de gracias, pocos parecen saber que el bailarín no se queda en el suelo una vez que termina el baile. El bailarín ha ido a invitarla, así que tiene que traerla de vuelta, en lugar de apresurarse a lanzarse sobre otra persona. Esto evita que la chica se encuentre por un momento sola en la pista de baile, abandonada por su ex pareja, y aún sin ser invitada al siguiente baile… Solo es cuestión de caminar juntas para salir de la pista (antiguamente sí, sí, también se mantuvieron del brazo), excepto, por supuesto, si hay escuchas telefónicas por invitación, y a menos que la sala esté abarrotada.

Test: ¿Sabes bailar?

De Pierrick

¿Algo que decir? Escríbelo en los comentarios 😉

«Las Reglas de la Cortesía del Baile»

En la cultura de muchas comunidades, el baile es un elemento que está profundamente arraigado. Por supuesto que bailar solo está limitado a los modos en que los seres humanos interactúan con los demás dentro de un contexto social determinado. Para asegurar que no haya fricción social, hay algunas reglas de cortesía que un bailarín debe seguir.

En primer lugar, el vestuario para una noche de baile debe ser apropiado. Las normas de etiqueta varían dependiendo de la cultura, así que es útil establecer algunas pautas con su comunidad. El baile también es una forma de expresión, así que el individuo debe tener la libertad de vestirse como desee.

Cuando se trata de bailar, hay reglas que los bailarines deben seguir. Esto incluye el uso de los espacios apropiados, es decir, no hay necesidad de ensuciar la pista de baile con movimientos exagerados o provocativos. De hecho, los bailes más íntimos deberán ser guardados para los contextos más apropiados, como salones privados o discotecas.

Además, un bailarín respetuoso se asegurará de que su compañero no se sienta ofendido. Esto significa que los bailarines deben tratarse mutuamente con respeto, sin insinuaciones sexuales ni comentarios incómodos. Los bailarines también deberían establecer límites y respetar los deseos y preferencias de los demás.

Finalmente, el baile debe ser una expresión libre de amor y respeto. Los bailarines deben sentirse cómodos mientras disfrutan de la música y la emoción de bailar juntos. Esta actividad debería ser una experiencia íntima y natural, no una exhibición para los demás.

Seamos respetuosos los unos con los otros mientras bailamos, y disfrutemos de nuestra libertad de expresión al máximo! Sigamos estas reglas de cortesía mientras bailamos para tener una noche de baile feliz y segura.

Te puede interesar:  Historia de la Danza Africana