Saltar al contenido

5 consejos de salud para bailarines de un estudio de danza

5 consejos de salud para bailarines de un estudio de danza

Índice

Las clases de baile son un excelente ejercicio y un pasatiempo para los niños pequeños y adolescentes, pero pueden afectar sus cuerpos. Para mantenerse fuertes y sin lesiones, los bailarines deben prestar atención a su salud en general. Estos cinco consejos de salud ayudarán a los bailarines a mantenerse en plena forma y a mantener su cuerpo sano y en crecimiento.

Mantente hidratado

La hidratación es clave para cualquier actividad física, especialmente el baile. Los bailarines deben beber de 8 a 16 onzas de agua en cada comida y tomar descansos más pequeños para beber agua al menos cada 30 minutos mientras participan en las lecciones de baile. A lo largo del día, los niños más pequeños deben aspirar a consumir un total de 35 a 50 onzas de agua, y los adolescentes deben consumir de 65 a 70 onzas. Esto es especialmente importante si están realizando una danza físicamente exigente porque el agua ayuda a reemplazar el líquido que se pierde al sudar.

Duerma bien

Descansar lo suficiente es esencial para desempeñarse bien en las lecciones de baile.

Un bailarín sano es un bailarín descansado. Dormir bien por la noche es vital no solo para ayudar a los niños y adolescentes a crecer, sino también para mantenerlos saludables. Los bailarines jóvenes, especialmente los niños pequeños, deben dormir al menos ocho horas por noche, o incluso más si es posible. Una noche de sueño completo permite que el cuerpo se recargue, estimula el sistema inmunológico para evitar enfermedades y permite que los músculos cansados ​​descansen. Las lesiones aún pueden ocurrir horas después de una actividad intensa, por lo que tomar días de descanso cada pocos días o al menos una vez a la semana puede ayudar a proteger los músculos y evitar lesiones.

Estirar y descansar los músculos cansados

Los bailarines no terminan cuando salen del estudio. En cambio, deberían dedicar tiempo a cuidar sus músculos cansados. Estirarse antes y después de la práctica de baile ayuda a mantener los músculos sueltos y evita que se tiren o se tensen. Preste atención a los músculos adoloridos y utilice el tratamiento RICE de reposo, hielo, compresión y elevación. El dolor y las lesiones en los músculos de la pantorrilla son comunes entre los bailarines y se pueden aliviar si se recuesta con las piernas en el aire.

Tren cruzado

Los bailarines tienden a tener músculos de piernas y brazos muy fuertes, pero también necesitan entrenamiento cruzado para desarrollar fuerza y ​​resistencia en el resto de su cuerpo. El cardio de bajo impacto algunas veces a la semana, como pilates, yoga, natación o andar en bicicleta, es una excelente manera para que los bailarines desarrollen resistencia y fuerza, lo que puede ayudarlos a prevenir lesiones y mantener sus cuerpos más saludables. No se necesita mucho entrenamiento cruzado para marcar la diferencia, y los bailarines deben tener cuidado de evitar trabajar demasiado y forzar sus cuerpos.

Come una dieta balanceada

Una dieta sana y equilibrada puede marcar la diferencia a la hora de alimentar el cuerpo de un bailarín y ayudarlo a rendir al mejor nivel. Los bailarines deben comer una dieta equilibrada de proteínas magras, grasas y carbohidratos saludables, especialmente cuando bailan con frecuencia durante el día. Los bailarines deben comenzar con un desayuno más abundante, rico en carbohidratos complejos, moderado en proteínas y bajo en grasas para darles energía y fuerza durante el resto del día. Para mantener el cuerpo en funcionamiento durante todo el día, intente comer comidas más pequeñas llenas de proteínas cada tres o cuatro horas.

Te puede interesar:  Cómo hacer que las parejas de campo se desvíen hacia la derecha para abrazarse